Más de 150 años llevando a nuestros clientes a buen puerto

Quiénes Somos

Modesto Piñeiro Consignaciones y Agencias, S.L. es una empresa familiar de servicios marítimos especializada y orientada hacia la calidad y la atención personalizada a nuestros clientes, actualmente gestionada por la VI generación.

Desarrollamos nuestra actividad principalmente en el puerto de Santander.

Desde su fundación en 1866 nuestra actividad se ha sustentado en valores como el respeto, la confianza, la ética y la ganancia justa, lo que nos ha permitido mantener relaciones comerciales de larga duración.

En la actualidad han cambiado muchas cosas a la hora de hacer negocios, hoy dia somos una empresa moderna digitalizada adaptada a los tiempos que corren, sin haber perdido la esencia del Consignatario tradicional para el que el cliente sigue estando en el centro de nuestro día a día.

246

Escalas Totales

261.697

Pasajeros

737.834

Mercancia (tons)

12.301

Camiones

5.193

Remolques

108.636

Vehículos

Historia

La historia de nuestra empresa es la historia de una tradición familiar perpetuada ya a través de seis generaciones.

Es obligado, a la vez que una satisfacción, dejar constancia en este apartado del reconocimiento debido a todas las personas que a lo largo de más de 130 años han venido desarrollando su cometido en Modesto Piñeiro Consignaciones y Agencias. Personas recordadas por sus años de dedicación, muchas veces sin limitación de horario, practicantes de una fidelidad digna de encomio. A todos nos arrastra inexorablemente el curso del tiempo, pero perdura la empresa en cuya perpetuidad se compendian, se guardan y se ennoblecen los afanes anónimos de sucesivos y diligentes directivos y empleados.

Piñeiro es un apellido gallego, concretamente de las cercanías de Betanzos en la provincia de A Coruña. Extendido por la Península con la Reconquista, fundo casas en Castilla y Asturias de las cuales una rama vino a establecerse en la ciudad de Santander. Es en la segunda mitad del siglo XIX cuando comienza nuestra historia, una historia familiar de sucesivas generaciones de hombres que han llevado el nombre de Modesto Piñeiro y que han mantenido el perfil abierto al exterior que caracterizaba a aquellos emprendedores del comercio decimonónico.

El fundador de la dinastía fue Modesto Piñeiro Perez (1839-1896) el cual, tras realizar sus estudios básicos en la escuela pública, entro a trabajar con catorce años en una Correduría de buques y poco después en una casa de comercio y banca. Por aquella época empezó a aprender el idioma francés, robando horas al sueño, pues las jornadas de trabajo ocupaban todo el día. Al año ya hablaba y escribía correctamente en francés por lo que reclamo al jefe de la casa un aumento de sueldo, dadas las utilidades que con esto proporcionaba al negocio. Habiéndose negado su jefe a tal aumento, abandono aquel despacho a la ventura, dedicándose con un capital de 2.000 reales a agente marítimo, creando la Consignataria de su nombre en 1866.

Se propuso, como antes había hecho con el francés, aprender inglés y también lo consiguió, llegando a adquirir una notable clientela en Gran Bretaña, lo cual le proporciono medios para vivir con desahogo y educar a sus once hijos, Fue concejal del Ayuntamiento de Santander en el bienio 1870-1872 y teniente de alcalde de 1873-1875. En 1876 fue investido con el título de Corredor Interprete de Naves del Puerto de Santander. Asimismo, fue vicecónsul de Estados Unidos y Perú en Santander. Entre las numerosas representaciones mercantiles que ostento, citaremos la firma William Bairds de Glasgow, la Compañía Minera Setares y la Compañía Española de Minerales de Hierro de San Salvador, exportadores de mineral de hierro, cuyos cargamentos, básicamente en buques ingleses y escandinavos, eran consignados por su firma, con destino al Reino Unido. Fallecido en 1896, le sucedió al frente del negocio su primogénito Modesto Piñeiro Bezanilla.

Este nuevo Modesto Piñeiro Bezanilla (1864-1933) toma las riendas de la empresa en los últimos años del siglo XIX extendiendo su actividad hasta los difíciles años 30 del siglo XX, consolidando la actividad consignataria principalmente en el tráfico de minerales de la entonces provincia de Santander con destino principalmente a puertos de Gales y Escocia e inaugurando la tradición de mantener el nombre a través del hijo primogénito, tradición que ha llegado a nuestros días. Modesto Piñeiro Bezanilla curso estudios de inglés en Escocia coincidiendo con la intensificación de las relaciones con el Reino Unido. La representación de nuevas empresas con capital mayoritariamente británico y holandés como Bairds Mining, Minas de Camargo, Sociedad Minera Cabarga San Miguel y Wm H.Muller dio impulso a la Consignataria. Simultáneamente dirigió una serie de navieras registradas en Santander, en relación con lo cual, podría relatarse que, en aquellos años, uno de estos buques fue dado como pérdida total en el puerto de Vladivostock. No convencido, Modesto Piñeiro Bezanilla se hizo acompañar de un perito del Lloyd’s de Londres (cuya representación como sub-agentes sigue ostentando la empresa) y se puso en camino utilizando el Ferrocarril Transiberiano, empleando veintisiete días en llegar, para encontrar finalmente que el buque flotaba. Tras gestiones nada sencillas con las autoridades locales, regreso a Santander en el buque dos meses después.

Fue presidente de la Junta de Obras del Puerto de Santander desde 1920 hasta 1932 iniciándose entonces el arranque de las modernas obras que sustituyeron los muelles de tablas por los de hormigón. Entre los proyectos que se ejecutaron en esa época destaca el Palacete del Desembarcadero de Pasajeros, símbolo actual del Puerto de Santander como institución. Vinculado muy especialmente con el Reino Unido, su profundo conocimiento del idioma inglés le permitió coordinar los inicios de lo que sería Standard Eléctrica, contribuyo a la visita de Mr.H.S.Colt, quien diseño el recorrido del Campo de Golf de Pedreña, apoyando su lanzamiento; estuvo presente en la fundación del Consorcio para el Depósito Franco del Puerto de Santander, en la Mutua Montañesa y en la Camara Oficial Minera. Participo aún más activamente en la creación de Aguas y Remolques, S.A. que con los buques Guillermina, Laureguizar, Triton y Tritonazo daban servicio de remolque en el puerto. Fue Cónsul de Perú y falleció en 1933 haciéndose cargo de la Consignataria su hijo Modesto Piñeiro Riquelme.

Modesto Piñeiro Riquelme (1900-1992) era director comercial del ferrocarril Santander-Mediterráneo al producirse la muerte de su padre. Siendo único hijo varón y con un nulo bagaje en el negocio marítimo tuvo que tomar las riendas del negocio. Había estudiado en Escocia por tradición familiar donde en 1914 le sorprendió la I Guerra Mundial. El conflicto le impidió retornar hasta 1918, comentando el mismo siempre que volvió hablando mucho mejor ingles que castellano. Su inicio fue años duros, pues la actividad portuaria decrecía, el tráfico marítimo atravesaba malos momentos con la Guerra Civil y posterior II Guerra Mundial. Valiéndose de las relaciones que habían construido sus antecesores y otras adquiridas durante su época de colegio en Escocia fue recuperando actividad para el negocio nada más finalizar la Guerra en 1945. Sucesivos viajes por Europa dieron fruto con la importación a través de diversos puertos españoles de cargamentos de hulla y briquetas para Renfe y Azucareras de procedencia británica, alemana y belga, así como de coque de petróleo para la siderurgia local y nacional. Aparecen nuevos tráficos como el de la naviera holandesa KNSM desde Rotterdam y Ámsterdam con destinos a Centro y Sudamérica o el de Wilhemsen que recala en Santander con caucho procedente de Extremo Oriente para la factoría de Torrelavega.

Fue, siguiendo la tradición, Cónsul de Perú, de los Países Bajos y Decano del Cuerpo Consular. Formo parte de las directivas de la Camara Oficial de Comercio, Industria y Navegación y colaboro con el Real Club Marítimo de Santander en la organización de regatas internacionales. Fallecido en 1992, le sucedió al frente de la agencia su hijo Modesto Piñeiro Ceballos.

Modesto Piñeiro Ceballos (1925-2006) también aprendió ingles en Escocia, como ya era tradición en la familia y tras cursar las enseñanzas de Profesor Mercantil en la Escuela de Comercio de Santander se incorporó inmediatamente bajo la tutela de su padre al trabajo en la Consignataria, pasando desde abajo, por los distintos departamentos de la misma. Son años difíciles coincidentes con la post-guerra española y europea. Obsesivo del trabajo bien hecho, encuentra tiempo para compaginar este trabajo, primero con la Presidencia de la Camara Oficial de Comercio Industria y Navegación de Santander, con la del Consorcio para el Depósito Franco y, a continuación, con la de la Diputación Provincial y Colegio de Agentes Comerciales, dejando a su paso una estela de accesibilidad y de intensa actividad. Aún tiene tiempo para llevar la representación consular de Grecia, Países Bajos y Reino Unido y para ser Procurador en las Cortes Españolas y diputado del Congreso en la primera legislatura democrática.

Tras esa fase de intensa vida política se reintegró de pleno al negocio familiar a finales de los años setenta, pues su padre ya era de avanzada edad. En 1978 consiguió la que sería una de sus mayores ilusiones profesionales, conseguir para Santander una línea marítima que transportase turistas y coches extranjeros, inaugurándose el 18 de abril de dicho año la conexión entre Santander y el puerto británico de Plymouth con el ferry Armorique de la compañía Brittany Ferries. Al cumplir su edad reglamentaria de jubilación, coincidente con el 125 aniversario de la fundación de la Consignataria, dio paso a la quinta generación en su hijo, falleciendo en 2006.

En la actualidad, esa quinta generación está representada por Modesto Piñeiro Garcia-Lago (1953- ). Curso estudios empresariales en Santander y en Inglaterra, preparándose por tradición y necesidad profesional en el idioma inglés. Se incorpora a la empresa en 1978, iniciándose como las generaciones anteriores en los trabajos más básicos de la agencia. Bajo su gerencia se produce la gran revolución tecnológica de finales del siglo XX, desaparecen los libros y apuntes manuales, se imponen las nuevas técnicas de comunicación y la empresa es de las pioneras en adaptarse. Asimismo, impulsa la certificación de la actividad consignataria en los sistemas de calidad ISO 9000, obteniendo la agencia en 1998 una de las primeras certificaciones ISO 9000 que se otorgaron en España. Ha sido expresidente y vicepresidente de la Camara de Comercio de Cantabria y España respectivamente y es vocal del Consejo de Administracion del Puerto de Santander, participando de una manera muy activa en los distintos foros económicos de la comunidad de Cantabria.

Una vez más, el relevo generacional ya está preparado con la incorporación en 2004 de la sexta generación que representan Modesto y Antonio Piñeiro Diego. Siguiendo la tradición cursaron estudios empresariales en Madrid y Reino Unido además han completado diferente formación en ámbitos como manipulación de mercancías peligrosas, seguridad en el ámbito de trabajo etc. Comprometidos con el crecimiento y para impulsar y optimizar las operaciones en la empresa han desarrollado una más completa digitalización de los procesos lo que ha redundado en una mayor agilidad y relación con los clientes. Dada su juventud y experiencia acumulada, el futuro de la compañía está asegurada por muchos años.

Calidad

Politica de calidad

La Dirección de MODESTO PIÑEIRO CyA declara que sus compromisos con la Gestión de la Calidad se resumen en:

  • Identificar las necesidades de sus clientes
  • Conseguir la satisfacción de los clientes con los servicios de consignación de buques, cumpliendo los requisitos establecidos
  • Mejorar continuamente la eficacia de su Sistema de Gestión de la Calidad

Para conseguirlo, ha desarrollado e implantado un Sistema de Gestión de la Calidad basado en la Norma UNE-EN-ISO 9001:2015, adecuado al propósito de la empresa y verificado regularmente para comprobar su eficacia.

Como fruto de esta Política de Calidad y de los requisitos de Calidad que se vayan estableciendo, la empresa establece unos Objetivos de Calidad, que son revisados permanentemente para controlar su avance y grado de cumplimiento.

La Dirección de MODESTO PIÑEIRO CyA se asegurará que esta Política de Calidad es entendida y aceptada por todo el personal y periódicamente revisada para su continua adecuación.

Certificados de calidad:

Quality certificates: